Actualidad

26 septiembre 2017

Comunicado de Manolo García

En estos últimos días y semanas han visto la luz diferentes manifiestos sobre el referéndum en Cataluña y también muchísimas declaraciones a título individual de gente del mundo de la cultura.

Siempre me ha ocurrido que, paradójicamente, aunque me parecen correctísimos los posicionamientos cuando los veo en los demás, me da muchísimo pudor cuando se trata de mí. Exceptuando alguna andanada, digamos en caliente, desde los escenarios, acciones humanitarias y mi empeño ecologista, que es un tema que afecta a todo el planeta por igual, lo cierto es que siempre he sentido sincero reparo a que alguien vea en mí una pretensión digamos aleccionadora. Y ese pudor es en mí tan intrínseco e intenso que lo he mantenido durante toda mi carrera.

Pero por grande que es ese pudor, mayor es en estos momentos mi temor a que ese pudor pueda hacer parecer que me quiero poner de perfil. Y no es así.

Siento que en democracia la política debe ser diálogo. Escuchar, no sólo oír; hablar, y no sólo con los que opinan como uno mismo. Y trabajar para encontrar soluciones. En estos días muchos políticos parecen esforzarse mucho menos en buscar soluciones que en reforzar una crispación de la que quizás obtengan un rédito político pero a un alto precio social que pagamos todos.

También me pregunto por qué no se puede escuchar la opinión del pueblo catalán. ¿por si no gusta a todo el mundo? ¿Y es eso lo correcto? ¿No querer oír cuando se intuye que quizás no guste la respuesta? No sé si es pena la palabra adecuada, indignación o una mezcla de ambas, lo que siento viendo un barco lleno de policías en el puerto de mi ciudad. No es policía lo que hace falta para entenderse. Humillar no es el camino. Igual que me apena oír a gente cargar contra Joan Manel Serrat por decir su opinión u otro tanto hacer otros con Lluis Llach. Todo mi sincero respeto y cariño a ambos, el mundo es mucho mejor con ellos. Siento que algo, o mucho, no funciona si se piensa que es correcto insultar a los que opinan de forma diferente. A veces parece que nada cambia, que estemos retrocediendo en vez de mejorar como colectivo con el paso de los años. Y eso es grave, un error a corregir.

Podría seguir escribiendo hasta la noche pero estoy seguro de que no diría nada que no se haya dicho ya y de que yo no lo diría mejor.

Diálogo, por favor. Nunca violencia ni intimidación. Seguro que se conseguirían resultados más civilizados y probablemente más satisfactorios para todos. Creo que es con política como deben resolverse las encrucijadas políticas.

Manolo García

 

En aquests últims dies i setmanes han vist la llum diferents manifestos sobre el referèndum a Catalunya i també moltíssimes declaracions a títol individual de gent del món de la cultura.

Sempre m’ha passat que, paradoxalment, encara que em semblen correctíssims els posicionaments dels altres, em fa moltíssim pudor quan es tracta de mi. Exceptuant alguna andanada, diguem en calent des dels escenaris, accions humanitàries i la meva obstinació ecologista, que és un tema que afecta a tot el planeta per igual, el cert és que sempre he sentit un sincer pudor a què algú vegi en mi una pretensió diguem alliçonadora. I és tan intrínsec i intens que l’he mantingut durant tota la meva carrera.

Però per gran que sigui aquest pudor, més gran és en aquests moments la por a que aquest pudor pugui fer semblar que em vull posar de perfil. I no és així. Crec que en democràcia la política ha de ser diàleg. Escoltar, parlar, i no només als que opinen com un mateix. I treballar per trobar solucions. En aquests dies molts polítics semblen esforçar-se molt menys en trobar solucions que en reforçar una crispació de la qual potser obtinguin un rèdit polític, però a un alt preu social que paguem tots.

També em pregunto per què no es pot escoltar l’opinió del poble català. Per si no agrada a tothom? I és això el correcte? No voler escoltar quan s’intueix que potser no agradi la resposta? No sé si és pena la paraula adient, indignació o una barreja de totes dues, el que sento quan veig un vaixell ple de policies al port de la meva ciutat. No és policia el que cal per entendre’s. Humiliar no és el camí. Igual que em fa pena sentir a gent carregar contra Joan Manel Serrat per dir la seva opinió o a altres contra Lluis Llach. Tot el meu sincer respecte i estimació a tots dos, el món és molt millor amb ells. Sento que quelcom, o molt, no funciona si es pensa que és correcte insultar els que opinen de forma diferent. A vegades sembla que res no canvia, que estem retrocedint en comptes de millorar com a col·lectiu amb el pas dels anys. I això és greu, una errada a corregir.

Podria continuar escrivint fins a la nit però estic segur de què no diria res que no s’hagi dit ja, i de què jo no ho diria millor.

Diàleg, si us plau. Mai violència ni intimidació. Segur que s’aconseguirien resultats més civilitzats i probablement més satisfactoris per tots. Crec que és des de la política que s’han de resoldre els problemes polítics.

Manolo Garcia

Comentarios

comentarios